Conjunto Turístico Albeida

En esta obra, el jurado valoró especialmente la singular integración de los elementos arquitectónicos en el emplazamiento natural en el que se integran. Las distintas construciones que constituyen el conjunto se apoyan sobre el terreno sin desvirtuar la calidad ambiental del contorno.
La elección de los materiales y la delicadeza de las soluciones constructivas adoptadas, se ponen al servicio de esta estrategia de máximo respeto por una naturaleza que envuelve a la arquitectura y de la que esta acaba formando parte.


Categoría: 
Premio gallego de arquitectura


CONXUNTO TURÍSTICO ALBEIDA

Recibimos el encargo de una intervención hotelera singular en el lugar de Albeida, hermoso principio de la ría de Muros y Noia, consistente en la rehabilitación de tres edificaciones tradicionales que había que completar con nueve alojamientos a resolver al lado de aquellas, en un espacio ya humanizado con valores tradicionales y un hórreo, pero que fue colonizado por gran cantidad de caducifolias.
La potente historia de las edificaciones tradicionales, que fueron hasta ese día residencia y estudio de grabación de un músico que escribió de las líneas más importantes de la historia contemporánea de la música gallega, así como la premisa de conservar la vegetación y todos y cada uno de los elementos tradicionales construidos para incorporarlos al proyecto, determinaron la forma y la implantación a cuatro niveles de detalle.
A nivel global, se realiza una primera aproximación a la parcela desde su sección, consiguiendo unas primeras manchas, buscando la intimidad de cada edificación sin renunciar a una sorprendente perspectiva, entre las ramas de los árboles, de la desembocadura del Río Tambre, los montes del Barbanza, la villa de Noia y, en resumen, el nacimiento de la ría Muros‐Noia.
En un segundo nivel, se definen formalmente las diferentes edificaciones intentando amasar la evolución caprichosa de las diferentes especies vegetales con lo racional de las edificaciones tradicionales existentes, conscientes de su origen, su presente y su futuro.
En un tercer nivel, se definen los apoyos sobre los que soportar las ligeras estructuras de madera sin dañar las raíces de los árboles entre las que se integran. Se definen también las alturas de las diferentes edificaciones y los accesos, buscando integrar las diferentes construcciones existentes borrando la línea entre edificaciones, preexistencias, natural y artificial.
En un cuarto nivel se definen constructivamente las nuevas edificaciones y las rehabilitaciones con una sonora concatenación de celosías de madera con las que se resuelve desde la estructura hasta el mobiliario, en honra de las arpas más famosas do mundo que, durante muchos años llenaron de armonía aquel lugar tan hermoso.
Toda la intervención responde a este orden musical a través de un elaborado sistema constructivo en madera que determina acabados y proporciones.
Música, pasado, presente y ya se verá.